Crea el hábito del ahorro en tu hijo (a).

    Lo fundamental es darles la posibilidad, propiciar el acceso, acercar el ejercicio y fundamentar la práctica. La mejor motivación son las metas que cada uno se puede trazar. En el caso del proyecto de ahorro escolar con libretas especialmente diseñada para los infantes. Con los más pequeños se puede iniciar con la alcancía, que es muy llamativa para ellos.

    La formación escolar no incluye la educación financiera, las familias debemos incluirlo dentro de la formación de nuestros hijos. Darles una cantidad semanal a los niños y jóvenes les ayuda a aprender a manejar sus propios recursos, no le aumente la cantidad por situaciones imprevistas y motívalos a que guarde para los días venideros.

    Es primordial que nuestros hijos sepan que el manejo de los recursos es un tema importante y que es necesario ser riguroso con él. No le dé todo lo que pide porque crecerá pensando que todo se puede conseguir con facilidad, tan sólo con pedirlo. Aprenda a decir no, no todo es útil y necesario.

    Nuestros hijos también pueden ahorrar su propio dinero y acostumbrarse paso a paso a ser responsables. Si les enseñamos la responsabilidad desde muy joven, nuestros hijos estarán preparados para lograr seguridad financiera como adultos.

Tu peque no quiere comer?....Que hacer!
  • Se come por necesidad, no por obligación
  • El hambre, que es la normal demanda del alimento, es diferente al apetito que es el normal deseo de satisfacer el gusto. La conducta alimenticia de los niños necesita una guía desde que son pequeños y nadie mejor que la madre o el padre para valorar este hecho de gran importancia en el crecimiento físico y emocional de su hijo.
  • La conducta alimenticia de los niños.
  • Los padres pueden hacer mucho por educar correctamente a sus hijos en sus hábitos alimenticios, en su forma de comer, en su manera de demandar el alimento y en la percepción que tienen de la comida.
  • 1. Crea un ambiente agradable. La hora de la comida debe ser agradable y necesaria para el niño. Evita que la comida esté condicionada al castigo, si no concluye el plato.
  • 2. Cambia su percepción de la cantidad de comida. Sirve a tu hijo la cantidad de comida que necesita en función de su edad en el plato más grande. De este modo, percibirá que hay poca cantidad de comida dentro de su plato.
  • 3. Fomenta su autonomía. Puede motivarle poner la mesa, dejar que él mismo se sirva y que decida y tenga autonomía sobre sus gustos alimenticios
  • 4. Enséñale a comer en familia. Siempre que puedas permítele que coma en familia para que se apropie de los hábitos alimenticios de los adultos, asimilando la conducta y los modelos de la familia.
  • 5. Fomenta la alimentación equilibrada. Permitirle escoger su menú puede influir en el éxito o en el fracaso de su alimentación. El éxito significa que el niño debe probar una variada cantidad de alimentos saludables para ir acostumbrando su paladar a distintos sabores.
  • 6. Evita complacencias y exquisiteces. La hora de la comida tiene un lugar, un tiempo y un fin claro y necesario.
  • 7. Ofrécele sólo lo que necesita. No pretendas que el niño coma la misma cantidad de alimento que vosotros. Deje que él decida y coma la cantidad de comida que necesita para satisfacer su hambre y desarrollar de forma sana sus gustos.